lunes, 27 de febrero de 2017

Diario de Golondrina

El amor se acaba y duele. Duele como nada antes había dolido. Duele tanto que serías capaz de hacer cualquier cosa para dejar de sufrir. El protagonista de esta historia lo consigue. Y lo hace hasta tal punto que anestesia sus sentidos para siempre. Se vuelve insensible a todo. Nada consigue emocionarlo. Nada. Y su vida transcurre así, sin más, llevando en su moto de un lado a otro cualquier cosa que tengan sus jefes a bien encargarle.
Un día cualquiera, escuchando a Radiohead algo le pellizca el alma. Hay un latido ahí dentro a pesar de todo. Y desde ese momento nuestro hombre sin nombre trata de buscar algo más que le produzca ese pequeño temblor que le temple por dentro. En su búsqueda descubre que matar eleva ese vértigo a un nuevo nivel. Y se hace asesino a sueldo. Y dice llamarse Urbano.
Pero no es suficiente. A veces sale a buscar objetivos por su cuenta. Matar no es lo que empezó siendo. No siempre le hace sentir. Piensa en dejarlo. Pero en uno de sus últimos trabajos algo cambia su vida: el diario de una de sus víctimas. No sabe su nombre. La llamará Golondrina. Y él será Inocencio.



Como siempre, los libros de la Nothomb son extraños, descarnados, íntimos y desasosegantes. Pero también originales, únicos y diferentes. En esta ocasión el protagonista es un hombre y su historia, llevada al extremo, es una extraña y psicopática búsqueda de la felicidad. Y tengo que decir que el final está a la altura.
No lo puedo evitar. ¡¡Me encanta como escribe esta mujer!! 
SLHLT

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada