lunes, 24 de julio de 2017

Arte

Sergio, Marcos e Iván son amigos desde hace más de quince años.
Sergio se acaba de comprar un cuadro. Pero no cualquier cuadro. Es un Antrios. Está orgullosísimo de su adquisición. Tanto es así, que le ha cambiado hasta el discurso: ahora habla de arte como un verdadero experto. Matices, texturas e ideas subyacentes invaden su charla mientras él se hincha como un pavo. ¡Tiene un Antrios! Y le ha costado una pasta. Es el momento de enseñárselo a sus amigos.
Marcos no puede creérselo. ¡¡Se ha gastado todos sus ahorros en un lienzo completamente en blanco!! Perdón. No es totalmente blanco. Lo atraviesan varias líneas apenas perceptibles, también de color blanco. ¡Se ha vuelto loco!
Y ahí empieza la discusión.
Iván intenta mediar entre ellos, sin tomar partido por ninguno, cuando las cosas comienzan a írseles de las manos. No se moja. Sólo quiere que dejen de discutir. Y como siempre pasa, el mediador también acaba escaldado.
Arte, de Yasmina Reza es una obra de teatro divertida, con un sentido del humor ácido e inteligente, que no es solo una crítica hacia el postureo y esnobismo que rodea el mundo del arte contemporáneo, sino que va mucho más allá. Es también un análisis cínico y mordaz sobre la amistad. Y nos hace preguntarnos qué sería del afecto que tenemos por nuestros amigos, si alguno de ellos hiciese algo que no entendiésemos o respetásemos. Y sobre todo, si tratase de cambiar el rol que ha asumido siempre dentro de la relación.
¿Te has planteado alguna vez por qué somos amigos?
De fácil y rápida lectura, divierte a la vez que hace pensar. Y no pierde actualidad a pesar de haber sido escrita hace ya veintitrés años. Es muy fácil reconocer o sentirse identificado con alguno de los personajes o con los tres.

Pasaréis una tarde muy agradable entre sus páginas. Prometido.
SLHLT

viernes, 21 de julio de 2017

Europa

Salieron de noche. Tardaron sólo dos días en atravesar tres fronteras, tres países. Por la noche habían dormido en casa, papá había regalado las gallinas, vendido la vaca. Amontonaron los cestos con tomates y pimientos contra la pared del corral. Heda había recogido sus libros en un hato y lo había camuflado entre la ropa de la maleta, sin que la madre lo advirtiera. Pamuk fue tumbado en el suelo del coche hasta la estación.
Esta no es sólo la historia de Heda, de Pamuk, del padre y de la madre. Es también la historia de una guerra en un país incierto y de lo que le hace a la gente, del fin de la inocencia, del comienzo del terror. Es la historia de una huida. Escapar para sobrevivir. Malviviendo, pero vivos. Aunque a veces, también muertos. Es la historia de un tiempo que ya no es y que parece imposible que haya existido. Es la historia de una traición, de muchas traiciones. Del dolor del desarraigo. Del añorar un hogar que ya no existe, una casa que ya no existía entonces y una vida por vivir antes de que todo acabara. Es la historia de un renacimiento en un lugar nuevo, lejano, frío, hostil, diferente… Un lugar, no un hogar.
Piensa que la vida es extraña. Y perversa. Que tan pronto un muchacho es capaz de traicionar a su padre, de arrastrar al abismo a su familia, como de enamorarse de una niña que borda tontos corazones.
La vida, como la escritura, tiene comas, puntos suspensivos, interrogaciones, exclamaciones y puntos finales. Pero también tiene puntos y aparte. Y hay que seguir viviendo, pero el párrafo es otro. Porque se rompió. Porque lo rompieron. Porque los rompieron. Porque la rompieron… Un tren parado en la vía como punto y aparte. Soldados pidiendo carnets y sacando a las mujeres del vagón… ¡Ojalá hubiese sido un punto final! Desde entonces la vida ya no se parecería a la vida.
Y Europa, más que continente, metáfora de refugio, de escapatoria, de cárcel, de desarraigo, de última salida, y de pensión sórdida que se anuncia con luces de neón titilantes en una noche que no se acaba y donde, entre las sábanas, se pierde y se gana.
- Tal vez esa extraña forma que tienes de odiarme será amor – lo oirá decir.
Sabrá que la está mirando. La mirará mientras mueve los hombros frente al cristal oscurecido, al ritmo de la melodía bailable. Aunque no podrá verlo, sentirá su deseo en la piel de los tobillos. En los muslos, En la espalda. En los pliegues de la nuca. En las comisuras de la boca.
Será en esos momentos cuando más desee matarlo.
- No. No es amor.
Cristina Cerrada y Europa han sido todo un descubrimiento y un gran acierto. Una novela breve. Capítulos cortos. Pasado, presente y ¿futuro? Con una prosa sencilla y directa, la autora describe y cuenta lo necesario para que sintamos a Heda. Ni una palabra de más. Ni una palabra de menos.
La devoré en una tarde.
¡Magnífica!

 SLHLT

martes, 18 de julio de 2017

El extraño verano de Tom Harvey

Tom Harvey es un músico de jazz. Años atrás fue una promesa y grabó un disco. Pero, con treinta y cinco, a las promesas se las lleva el viento... Eso sí. Nadie puede negar que no sea un saxofonista sólido y con talento. Pero nada más.
Ahora vive en Roma, toca en garitos de jazz y hace tours por la ciudad para turistas americanos. El verano está llegando a su fin. Su teléfono suena y en la pantalla aparece un nombre: Bob Ardlan. Pintor de fama mundial y su exsuegro. Tanto tiempo sin saber nada de él y ahora lo llama. Justo ahora que Tom tiene algo mucho más interesante entre manos. ¡Ya le devolverá la llamada más tarde!
Un par de días después la que se pone en contacto con él es Elena, su exmujer. Está destrozada. Su padre ha sufrido un accidente. Se ha caído por el balcón y ha muerto entre las rocas del acantilado. Tom anula todos sus compromisos y se dirige a acompañar a Elena en ese duro trance. Y es entonces cuando recuerda la llamada de Bob, solo unos momentos antes de morir. ¿Qué es lo que querría decirle? ¿Era una despedida? ¿Una llamada de socorro? ¿Realmente fue un accidente o alguien lo empujó?
Este es el punto de partida de una novela de intriga de lo más adecuada para la estación veraniega. En ella acompañaremos a Tom en su investigación en la búsqueda de la verdad y descubriremos quién ha sido y por qué. Nada es lo que parece y nada es casual.
Es una historia muy entretenida y absorbente. No podréis parar de leer hasta descubrir qué es lo que realmente ha pasado.
Después de leer tres libros de Mikel Santiago puedo decir que tiene un estilo propio muy reconocible e interesante. Con atmósferas densas y  aires de thriller americano, sabe muy bien jugar y mantener la atención del lector. Sus personajes principales suelen ser artistas, escritores o músicos. Una buena tormenta no puede faltar. Y tampoco un halo espiritual en forma de sueños lúcidos o experiencias extrasensoriales.

Os va a gustar.
SLHLT

Aquí os dejo las reseñas de sus dos libros anteriores por si os apetece seguir con el thriller.





jueves, 13 de julio de 2017

2017: so far, so good


Aunque con unos días de retraso, hoy os traigo la recopilación de los libros que he ido leyendo y compartiendo con vosotros a lo largo de esta primera mitad de 2017. Y al ponerlos todos juntos me he sorprendido: ¡41 libros! No está nada mal. Como en los últimos meses he bajado mi ritmo lector por motivos varios que han estado ocupando mi tiempo, mi mente y mi concentración, no me había dado cuenta de lo mucho que había leído hasta el momento.

Ya sé que no se trata de cantidad. Esto no es una competición. Pero ha habido años en mi vida en los que a duras penas leía diez libros, y me gusta pensar que aquellos tiempos han quedado atrás definitivamente y que mi esencia vuelve a estar pegada a mis huesos.

En estos seis meses he leído un poco de todo: novedades editoriales y clásicos; poesía y policíaca; cuentos y novela gráfica; autores de cerca y de lejos.. ¡¡Historias de gente!! Y todos ellos han aportado algo a mi vida. ¡Suertuda que es una!

Como siempre, hay algunos que me han gustado más que otros. Y esos que ocupan el escalón más alto del podio son:


Si no los habéis leído, os animo a hacerlo. Y si no os gustan, no pasa nada. Leed cualquier otra cosa que os haga felices.

Yo no me puedo quejar de lo que va de año en casi ningún aspecto. 2017: so far, so good.


¿Cuáles han sido vuestras mejores lecturas en lo que va de año? 

SLHLT


martes, 11 de julio de 2017

Entre tonos de gris

Me sacaron de casa en camisón.
Si echo la vista atrás me doy cuenta de que todas las señales de lo que iba a ocurrir estaban ahí: las fotos de la familia ardiendo en la chimenea, mi madre cosiendo por las noches la plata y sus mejores joyas en el forro de su abrigo, y papá que no volvió del trabajo. Mi hermano pequeño, Jonas, hacía preguntas. Yo también, pero quizá no quise atar cabos sobre lo que significaban todas esas señales. Solo más tarde comprendí que mi madre y mi padre querían que escapáramos. Pero no lo hicimos.
Vinieron por nosotros y nos sacaron de casa.
14 de junio de 1941.
Así comienza Entre tonos de gris. Una novela que cuenta desde el punto de vista de una niña de catorce años, la deportación de una familia lituana a Siberia. Uno de los capítulos más oscuros de la historia reciente de esta Europa en la que vivimos.
¿Se han preguntado alguna vez cuánto vale una vida humana? Aquella mañana, el precio de la vida de mi hermano fue un reloj de bolsillo.
No olvidemos que la historia la escriben los ganadores. Y el gran vencedor de la Segunda Guerra Mundial, a pesar de lo que digan las películas norteamericanas, fue Rusia. Mientras que hemos escuchado y leído una y mil veces de las bien documentadas atrocidades cometidas por Hitler, mucho menos sabemos de las de Stalin. Pero más de veinte millones de muertes pesan sobre su conciencia y sobre la de la sociedad a la que convirtió en cómplice y ejecutora de sus purgas.
Esta historia narra, a través de la voz, los ojos, los dibujos y los recuerdos de Lina, el trágico viaje sin retorno de una familia que no había hecho nada malo, pero que se convierte en enemiga del régimen por el simple hecho de ser lituana y de que el padre de familia sea un profesor universitario. Insultos, vejaciones, desnutrición, enfermedad, crueldad, trabajos forzados, humillaciones y muerte.
 - Pero ¿cómo pueden decidir, así sin más, que somos animales? Ni siquiera nos conocen – protesté –
- Nosotros sí nos conocemos – dijo mi madre – Sabemos que se equivocan. Y no permitas que te convenzan de lo contrario.
Y frío, mucho frío. Más frío del que el ser humano puede soportar y en las peores condiciones posibles. Tan al norte, la noche ártica dura meses. El sol no sale. No hay luz. Y a todo el sufrimiento anterior se une el tener que vivir entre nieves perennes donde solo se distinguen unos pocos tonos de gris.
Pero hasta en el peor de los tiempos existe una grieta por la que se cuela tímidamente la esperanza. Entre tanto horror y falta de humanidad existe un pequeño resquicio para la generosidad y la compasión. Y el mayor acto de rebeldía es mantener la dignidad y atreverse a querer sobrevivir.
“En lo más crudo del invierno, supe por fin que dentro de mí albergaba un verano invencible”
Albert Camus.

 SLHLT