viernes, 24 de febrero de 2017

Las hermanas Bunner

Ann Eliza y Evelina son hermanas y tienen una pequeña mercería en un barrio gris del Nueva York de finales del siglo XIX. Allí pasan la vida entre lazos y botones, calados, flores de tela y bordados. Aunque no tienen muchos clientes, se ganan la vida y no tienen deudas.
Viven en la trastienda, donde tienen una pequeña cocina y una cama, un par de vestidos y el chal de su madre. Evelina es la mayor y casi siempre está en la tienda. Ann Eliza se encarga de hacer los recados y llevar los pedidos a las clientas. A la vuelta siempre le espera una taza de té caliente y un trozo generoso de bizcocho que le guarda su hermana.
La vida pasa. Sin más. Aderezada de vez en cuando por las historias de su vecina la modista y por las novedosas mangas a la última moda que viste alguna de sus clientes más pudientes.
Un día Evelina decide darle una sorpresa a Ann Eliza y le regala un reloj, que colocan emocionadas en la destartalada estantería de la trastienda. ¡¡Es todo un acontecimiento!! El tictac las acompaña mientras cosen y bordan, y ya no tendrán que salir a la plaza para ver la hora que es.
El mundo interior y exterior de las hermanas cambiará para siempre cuando el reloj se estropee y Ramy, el relojero alemán que se ha establecido en el barrio, entre en sus vidas. Nada volverá a ser lo mismo en más de un sentido.
Esta es una de esas historias que sólo aparenta ser sencilla. La autora atrapa al lector con una narración perfecta y limpia, que retrata y describe de manera exquisita el escenario en el que se desenvuelve y la época en la que se desarrolla.
Me ha gustado.
SLHLT

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada