miércoles, 22 de marzo de 2017

¿Y tú me lo preguntas?


Ayer fue el Día Mundial de la Poesía e Internet entero se desbordaba de versos. Versos propios de algunos, como el gran @mikinaranja, y versos ajenos, aunque también maravillosos, de la mayoría.

¡Qué gustazo ver las redes plagadas de poemas! Y no penséis que no me doy cuenta de que en muchos casos es puro postureo, pero aún así, ¡qué delicia!

¡Qué valientes los poetas! O ¡qué locos! en estos tiempos que corren. Honores deberíamos rendirles a los que se dedican al noble oficio de poner en palabras lo que otros no sabemos... o no podemos.

Hay poesías que te despiertan de un sueño y te acarician por dentro, otras que te disparan a bocajarro justo en el centro de gravedad. Las hay que te lamen las heridas y te curan, y otras que escuecen y pican... Las que más me gustan son las que te ponen la piel del alma de gallina.

Soy de las que cicatrizan lento, aún teniendo plaquetas de sobra. Y tanto yo como mis dos compañeros de ADN reconocemos en la melancolía a una vieja amiga, contra la que luchamos día a día. Y aunque nacimos con el alma planchada a la camisa, la vida nos la recolocó debajo del esternón... Y no siempre podemos permitirnos que asome. Por eso, quizás, no leo ya tanta poesía como solía: abre mis compuertas, destapa mis miedos, hace temblar mis rodillas, me expone... 

Hay poemas que inspiran canciones... Y esto es lo que ocurrió con el Aunque tú no lo sepas de Quique González, surgido tras la digestión de otro Aunque tú no lo sepas, el de Luis García Montero. Aquí os dejo las dos. ¡Disfrutadlas!

AUNQUE TU NO LO SEPAS
... 

Como la luz de un sueño, 
que no raya en el mundo pero existe, 
así he vivido yo 
iluminado 
esa parte de ti que no conoces, 
la vida que has llevado junto a mis pensamientos... 

Y aunque tú no lo sepas, yo te he visto 
cruzar la puerta sin decir que no, 
pedirme un cenicero, curiosear los libros, 
responder al deseo de mis labios 
con tus labios de whisky, 
seguir mis pasos hasta el dormitorio. 

También hemos hablado 
en la cama, sin prisa, muchas tardes 
esta cama de amor que no conoces, 
la misma que se queda 
fría cuanto te marchas. 

Aunque tú no lo sepas te inventaba conmigo, 
hicimos mil proyectos, paseamos 
por todas las ciudades que te gustan, 
recordamos canciones, elegimos renuncias, 
aprendiendo los dos a convivir 
entre la realidad y el pensamiento.


......................................................................................



.............................................................................................

P.D: Es brillante y lo entiende todo a la primera. Y se aburre mientras yo explico palancas y engranajes todas las veces que haga falta. Casi siempre seria y enfadada con el mundo,  la miro y veo cómo saca un libro de su mochila y lee medio escondida mientras sigo explicando. Y no le digo nada. Hoy, en el taller, sacó a Benedetti y hoy sí le dije algo, y hablamos de poesía y del amor por la lectura... entre sierras y martillos. Hoy esta publicación va por ti... aunque tú no lo sepas. 
SLHLT

3 comentarios:

  1. Hola, me ha gustado mucho esta entrada, y me ha parecido sorprendente (para bien) tu concepción de poesía. Tienes razón con los poetas. Son personas que ven el mundo de otra forma y al plasmarlo en palabras escritas, no se llega a comprender del todo pero se llega a sentir su ira, su dolor, su conciencia, sus reivindicaciones, su amor...
    La mención que has hecho a la poesía que se plasma en música, me recordó al debate que hubo tras dar el premio de literatura a Bob Dylan. ¿Cuál es tu opinión respecto a la relación música y poesía/literatura?
    Tu blog cada vez me parece más interesante, Gracias ��

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola otra vez.
      Me alegro de que te haya gustado la entrada. De vez en cuando, entre reseña y reseña, voy dejando un "toque personal" y veo que tienen buena acogida. :)
      Respecto a tu pregunta (que es puro "heavy metal"), he de decirte sinceramente que no soy ninguna experta, pero si lo que quieres es mi opinión, ¡allá va!
      Yo entiendo que el objetivo último del arte (música, cine, pintura, escultura, literatura...) es hacer a la gente disfrutar, sentir, pensar, ¡entretenerse! Y como tal somos nosotros, los receptores de todas ellas, los que decidimos qué es lo que nos gusta y le ponemos una etiqueta de "bueno" o "malo".
      La pena es que ese título que otorgamos muchas veces no se base en nuestra propia opinión, sino en lo que opinan otros: amigos, profesores, el mundo editorial, la prensa, la publicidad, etc. Y además hay muchos intereses creados y mucho esnobismo. De ahí la polémica que se montó con Bob Dylan y su premio.
      ¡A mí me encantó que se lo dieran!
      Eso no quita que haya muchos escritores que también se lo merezcan. Pero al fin y al cabo, solo es un premio, otorgado por una gente con una opinión concreta, y no tiene tanta importancia. El verdadero premio es que dentro de 100 años la gente siga escuchando las canciones de Dylan o leyendo a Lorca. ¡Eso es lo que los hace genios! ¡Eso es lo que los hacen inmortales!
      También creo que unas artes pueden complementar e incluso mejorar otras, como es el caso de la música y el cine o de la música y la poesía. De hecho, si he publicado en este post tanto la poesía como la canción, es porque para mí ambas son poemas que llegan al alma, aunque a través de sentidos diferentes.

      Eliminar
  2. Muy interesante ese punto de vista. Se parece más o menos a como lo veo yo, pero aún así me ha hehco replantearme algunas cuestiones. Gracias!

    ResponderEliminar