miércoles, 19 de octubre de 2016

La niña del faro

Acabo de descubrir a Jeanette Winterson con La niña del faro y estoy loca de contenta. ¡Qué maravilla de libro! ¡Qué original es y qué bien escribe la tía!
Esta novela es una historia donde se mezclan muchas historias: la historia de Tristán e Isolda y la de Doctor Jekyll y Míster Hyde; la historia de Darwin y de un mundo en constante evolución; la historia del faro del Cabo de la Ira y la historia del pueblo de Salts; la historia de Pew (siempre ha habido un Pew en el faro) y de Babel Dark; la historia de la señorita Pinch y del marinero Price; y la historia de Silver, que quiere decir plata y que es una niña sin padre que vive en una casa inclinada al borde del acantilado con su madre y con su perro, también inclinado, DogJim.
El ser humano necesita hablar y ser escuchado, necesita contar historias y que se las cuenten, recontarlas, rehacerlas, revivirlas y reconocerse en ellas. Porque no es fácil encontrar una luz que nos guíe y nos temple la piel, y las historias, nuestras historias, son las únicas capaces de mantener esa luz encendida.
SLHLT

2 comentarios:

  1. Este libro es uno de los imprescindibles. Sin discusión.

    ResponderEliminar